El Reino Unido planea barreras al comercio con la UE a partir de 2021

El 3 de marzo, los representantes de la Unión Europea y del Reino Unido volverán a sentarse a la mesa de negociaciones con un objetivo claro: llegar a un acuerdo que defina las futuras relaciones comerciales entre ambas partes una vez finalizado el período de transición que termina el 31 de diciembre. Si no se llega a un acuerdo en octubre, se aplicaría el escenario que Bruselas y Londres llevan tres años intentando evitar, el escenario “Brexit sin acuerdo”.

Sin embargo, el Gobierno británico parece haber asumido que este resultado es inevitable. El jefe de Gabinete británico Michael Gove, anunció el lunes a la patronal de su país que Londres impondrá barreras comerciales a las exportaciones europeas después del período de transición de Brexit, según declaraciones hechas en el evento sobre la preparación de las empresas del Reino Unido para Brexit, que ha recogido The Guardian.

Las empresas, dijo Gove, deberían estar preparadas para “cambios significativos” y controles aduaneros “inevitables” al importar productos europeos, aunque el Gabinete admitió más tarde a la prensa que las exportaciones también serían controladas. En particular, se puso de manifiesto que podría haber controles sobre los alimentos y los productos animales y que se aplicarán trámites aduaneros y certificados de seguridad a todas las importaciones.

El número 2 del Gobierno británico dijo que la patronal de su país “debe reconocer que habrá algunas fricciones, las reduciremos al mínimo, pero esto es una parte inevitable de nuestra salida” de la UE. Gove advirtió que las autoridades británicas podrían tardar 5 años en preparar “fronteras inteligentes” que faciliten los procedimientos aduaneros, recordando que las empresas deberían estar listas en 2021 para cualquier posible resultado de sus negociaciones con Bruselas.

No sólo las empresas británicas deben estar preparadas para lo que ocurra después de 2021. Según la Agencia Tributaria, hay unas 90.000 empresas en España con vínculos comerciales con el Reino Unido, a las que les enviaron cartas para advertirles de las consecuencias. Brexit en materia de aduanas e impuestos. De ellas, unas 30.000 empresas operan en suelo británico pero no en otros países fuera de la UE, por lo que carecen de experiencia en materia de aranceles o aduanas.

Las principales empresas del Ibex 35, que acumulan inversiones en el Reino Unido por valor de unos 80.000 millones de euros, han asegurado en los últimos meses a la prensa que sus planes de contingencia están preparados para cualquier eventualidad. Sin embargo, hay empresas y sectores que serán particularmente sensibles a Brexit sin consentimiento después del período de transición.

Una de ellas es Inditex, que puede enfrentarse a aranceles sobre sus productos, lo que aumentará su valor. Sin embargo, la multinacional textil dijo en septiembre pasado que esperan un riesgo “residual” contra un Brexit sin consentimiento, señalando posibles retrasos en el transporte de mercancías, pérdidas por fluctuaciones monetarias o arancelarias o incluso restricciones a la libre circulación de los ciudadanos comunitarios.

Sin embargo, según un informe del Banco de España, los sectores más afectados por Brexit son los de la automoción y la agroalimentación, donde el 50% de las exportaciones se realizan al Reino Unido. Sin embargo, en el informe también se señala el riesgo de pérdidas en otras esferas, como la inversión directa en el Reino Unido, el mercado de segundas viviendas y el turismo, dado que los británicos son el grupo más numeroso de turistas extranjeros.

En el sector automovilístico, los riesgos tienen un doble efecto. Por un lado, empresas como Gestamp, que produce componentes de automoción que exporta y fabrica en el Reino Unido, se enfrentan a retrasos, aranceles y costes adicionales similares a los de Inditex. Por otro lado, pensan las advertencias de Nissan, que está considerando cerrar su planta en Barcelona, si hay Brexit que suponga aranceles de exportación, informa el Financial Times.

Por último, el sector agrícola es también una de las posibles víctimas de un posible Brexit sin consentimiento. Así, según los datos de Comercio Exterior recogidos por EFE, el Reino Unido es el quinto consumidor de las exportaciones agrícolas españolas con una cuota del 8%. En particular, los productores de frutas y verduras tienen su segundo mercado más grande con ventas anuales de alrededor de 2200 millones de euros.

Noticias relacionadas

Agregar comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies