La Inspección hace asomar 13.000 lugares de empleos irregulares

Transforma 9.000 temporales en indeterminados y asoma 13.000 lugares laborales de economía sumergida. La Investigación de Trabajo en Catalunya ha colocado casi 9.000 sanciones durante los primeros nueve meses de 2019, un 16,6% más que hace un año, lo que ha supuesto un ingreso por valor de 30,1 millones de euros.

El cálculo hasta el mes de septiembre con respecto a la actividad de la Inspección de Trabajo en Cataluña demuestra que la coacción legal que desempeña la policía laboral cobra resultados de gran nivel. Viniendo de los 13.028 lugares laborales que Trabajo ha regularizado corresponden a el comercio y hostelería.

En dichos aspectos, específicamente el primero, los que los sindicatos llevan años acusando a las circunstancias de inestabilidad de los empleados. Esta regularización también ha conllevado un aumento del 7% en las evaluaciones a la Seguridad Social. Este crecimiento basado en protestas ha sido muy beneficioso.

Industria cárnica

Una de los trabajos más primordiales de la vigilancia este año ha estado ajustada a la parte cárnica, donde 7.289 empleadores han pasado de evaluar en el régimen de autónomos a crearlo en el general de la Seguridad Social. Después de varias macro inspecciones, la Generalitat ha llegado a acuerdos con las industrias del sector.

Durante años ha auxiliado a dirigentes a través ficticias cooperativas en las que los trabajadores se matricularon mediante la retribución de la retribución de autónomas. El plan ha conllevado a indagar sobre 90 empresas y 23 cooperativas.

El Govern dio a entender que estaba clausurada la operación específica en la industria cárnica. “Nos hallamos satisfechos de la secuela dada ya que el grupo se ha regulado mejor, con diplomacia y sin judicializar”, ha declarado El Homrani.

Los gremios sindicales, sin embargo, examinan que es muy temprano para dar por clausurada la indagación a las empresas cárnicas. En un comunicado, UGT ha demostrado que aún existen exclusiones en las “empresas pantalla” que tienen contratados a los laboriosos y que son subcontratadas por las empresas cárnicas.
Se ha colocado en gran estimación que Catalunya es la única localidad autónoma que ha logrado colocar un fin a las restricciones a base de la concertación social y sin judicializar el problema ocurrido. Así queda demostrado el gran empoderamiento social y orden entre estas industrias para hacer valer sus derechos de buena forma.

Artículos relacionados

Agregar comentario