Podrás ser despedido si faltas a tu trabajo sin importar que esté justificado

Se trata de una noticia totalmente oficial, no es un rumor de los medios. El Pleno del Tribunal Constitucional ya le ha dado el visto bueno a una extensión que expone que si faltas al trabajo de manera justificada igualmente podrías ser despedido. Este nuevo dictamen fue avalado por tres votos particulares. Ahora bien, se hizo efectiva su aplicación debido a un asunto de inconstitucionalidad que se efectuó en el Juzgado de lo Social de Barcelona. Esto se hizo en respuesta al artículo 52 que se encuentra en el Estatuto de los Trabajadores.

¿Qué es lo que pone en acción el artículo 52?

Lo que expone el artículo es sumamente sencillo y directo, una persona puede perder el trabajo a pesar de que sus faltas a este sean justificadas. Claro está, tendrá que cumplir con una serie de requisitos para que pueda ser despedido. Lo primero es que posea el 20% de las jornadas hábiles en un lapso de dos meses. Mientras el total de las faltas sumen el 5% o 25% de los días labores en cuatro meses discontinuos dentro de un tiempo establecido de 12 meses se podrá aplicar la nueva ley.

Todo este boom de la nueva ley se debe al caso de una empleada que fue despedida debido a que cumplía con lo establecido en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores. El caso fue el siguiente; la trabajadora no se presentó al trabajo en 9 días hábiles de los 40 que estaban disponibles en 2 meses continuos, lo que quiere decir que superaba el 20% de lo establecido por el Estatuto.

Otro punto en contra de la trabajadora fue que en su expediente laboral también figuraba que en los 12 meses anteriores sus faltas al trabajo lograron estar por encima del 5% de los días hábiles para laborar.

¿La nueva ley está violando los derechos humanos?

Esta es una pregunta realmente importante debido a que la empleada también tomó cartas en el asunto. Esta demandó a la empresa por violación a los derechos humanos y pidió que el despido fuese declarado nulo. Sostuvo que el artículo 52 se trata de un abuso de poder directo hacia el empleado que se encuentra enfermo. Expuso que se obliga al trabajador incapacitado a permanecer en su labor por temor a ser despedido en cualquier momento.

Claro está, el Tribunal Constitucional se dejó sentir. Este declaró que si, realmente, asistir al trabajo ocasiona un riesgo en la salud del empleado entonces la ley no sería aplicada en estos casos particulares. Así que en situaciones donde el bienestar del trabajador se vea realmente en peligro el artículo 52 no podrá ser ejecutado.

Lo cierto es que los límites entre el despedido y conservar el trabajo siguen siendo un poco confusos tanto para los empleados como para las empresas. El Tribunal aclaró que el problema no es estar enfermo sino que las faltas al trabajo comiencen a volverse algo recurrente en la persona. En este tipo de situaciones es donde se desata la verdadera polémica.

Finalmente, el TC asegura que el artículo 52 no representa ningún riesgo para los trabajadores. Esto se debe a que los despidos y las faltas, por lógica razonable, no entran en vigencia en contextos donde la persona tenga una enfermedad grave o una afección de larga duración.

Noticias relacionadas

Agregar comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies