Las elecciones anticipadas, ya están en puerta en Londres. Los partidos tienen la certeza que serán la solución al Brexit

Después de observar la derrota del primer ministro británico, el señor Boris Johnson, se cambió el panorama, ya que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, anunció nuevas medidas donde pediría aceptar la prórroga de 90 días solicitada el pasado sábado.

La idea de ir a elecciones es una vía de escape para la grave situación que se presenta con los partidos políticos en Inglaterra desde hace años. Por tal motivo los partidos políticos desean ir a las urnas para demostrarle algún tipo de interés por parte de los ciudadanos con el único objetivo que es que mejoren sus situaciones.

El incentivo será para todos

Lo que nos tiene con un gran interés en el caso, es que todos los partidos tienen la seguridad que saldrán victoriosos en la contienda electoral. En el caso del los “Tories” de Johnson, su principal incentivo son las encuestas donde les dan una ventaja de unos 10 puntos por encima de los Laboristas y por encima de su rival más cercano que son los “Brexiters”, que es el partido del gran populista Nigel Farage.

Con estos resultados de encuesta y con estos márgenes; con el sistema electoral que recompensará al candidato más votado en cada circunscripción, Johnson espera demostrarle a la gran mayoría que es el gran ganador de la contienda.

Estas elecciones, dejaría un partido más unido, sin la cantidad de diputados proeuropeos que han sido expulsados hace un mes, pero hasta el momento se mantienen sus escaños.

Ahora bien, el partido de los laboristas, tienen la plena seguridad que van a repetir la remontada que dirigió Corbyn, como lo hizo hace dos años. Durante el año 2017, cuando Theresa May convocó elecciones, los resultados de las encuestas le daban una victoria de manera avasallante a la líder conservadora por un margen de distancia a los otros partidos de casi 20 puntos.

La campaña que precedía Corbyn redujo su margen de 2 puntos y aumento en escaños, condenando de esta manera a los “Tories” al Gobierno en minoría.

El Plan es centrarse en asuntos económicos y dejar al partido Brexit de lado en los debates, como sucedió en el año 2017 para la alegría del partido, cuyo programa de nacionalizaciones en los ferrocarriles, agua y electricidad.
Ahora tenemos que esperar a que la tendencia natural de las elecciones como una decisión binaria entre los “Tories” y los laboristas sea de agrado y que favorezca a todos sus candidatos.

En el caso del partido de los liberales-demócratas, esperan recoger los resultados de los tres años de arduo trabajo como un partido oficial de los europeístas británicos. Las encuestas no engañan a nadie y se refleja por debajo de los laboristas.

Cuál será la clave del sistema electoral

Los grandes opositores, los podemos observar cómo se reflejan en el reparto geográfico. El partido laborista es más fuerte en Gales, Londres y en las grandes ciudades del norte. En cambio, los liberales son muy importante en el sur y el este de Inglaterra.

En las elecciones esperan un reparto de votos a nivel nacional de un 50% para cada uno de los partidos, donde se verá reflejado la inmensa mayoría de los votos proeuropeos en sus feudos particulares.

Para los partidos nacionalistas escoceses y los galeses, en los comicios sería una gran oportunidad de aumentar su representación. El partido del SNP espera ganar unos escaños que tienen los conservadores en la nación norteña, mientras que el partido PC desea reemplazar a los laboristas como un gran partido en todo el territorio.

La Unión Europea ayudará al Reino Unido

Como ya sabemos hacen falta solo dos tercios de los diputados y los laboristas exigen una elección que sea antes de que se cumpla la prórroga que se ofrezca en Bruselas. El primer ministro tendrá el poder de determinar la fecha, de esta forma no intentará hacer trampa con la convocatoria.

Artículos relacionados

Agregar comentario